viernes, 12 de agosto de 2011

EL CRIMEN, LA CORRUPCIÓN Y TODO LO MALO ESTÁ CRECIENDO. HAY UNA LÓGICA: CRECE LA POBLACIÓN. EL FUTURO SON LOS NIÑOS BIEN EDUCADOS.

Estos niños son el futuro de
la Patria. ¡Cuidémoslos!
Todos los días en la prensa escrita, radial y de televisión, se ahonda más el problema de la delincuencia, de los atracos, de los crímenes y se exagera al seguir en lo mismo. Esa prensa que parece no tuviera en algo más importante que tratar, por ejemplo la cultura. Excluimos al "Comercio" porque mantiene siempre su gran nivel y debería ser el ejemplo a seguir. Mis respetos a la memoria de Don Aurelio Miró Quesada, tanto tiempo el Director insustituible en esta empresa. Una cátedra de comunicación. A diario están las entrevistas a quienes se creen los salvadores: Ministros que hacen planes, promesas de erradicar a la delincuencia. 

Solicitan un tiempo para prepararse. Què mentira más grande y que crédulos los periodistas. Nada más falso. También nosotros nos hemos contagiado de esta urgencia y pensándolo bien, con serenidad y sin ánimo de molestar a nadie, concluímos en aceptar que todo lo que sucede y se agranda, es consecuencia de lo cada vez que se puebla más el mundo. Siempre han habido crímenes y los empezó Caín. Por lo tanto, pensar que poner más policías o sacar al ejército a combatir la delincuencia es lo conveniente, para nosotros es un error. Nada de mejores chalecos anti balas, armas modernas o todo lo que la industria de este ramo ofrece. 

Jóvenes educados y buenos.
Allí está el futuro.
Porque la delincuencia continuará. Es la Naturaleza la que juega un rol importante. Así como se poda un árbol, este se renueva. Pode Ud. delincuentes y se renuevan. Es increíble. Ni las grandes potencias mundiales con todo sus tesoros, pueden erradicar la delincuencia. Por eso insisto que la solución está en los hogares y en las escuelas, principalmente las de niños. Volvamos a la Educación Moral, Cívica y Religiosa. En el caso último, todas las creencias religiosas. Tienen una base que se fundamenta en el amor al prójimo y en el amarse los unos a los otros. Allí se plantea y se considera el no matar, no robar, no fornicar y todo lo demás. 

Hasta el Honrar Padre y Madre hemos olvidado. Así no vamos por buen camino y mientras más religiones opositoras aparezcan, será peor. Es una planificación a largo plazo. Se sacó a los curitas de las escuelas, ya no se enseña Instrucción Pre Militar o Educación Cívica y hoy nuestros ciudadanos no conocen ni las letras ni música del Himno Nacional del Perú. ¡Qué vergüenza! Por eso cuando la selección de fútbol se presenta y tocan el Himno, casi todos no lo cantan. No saben la letra. Alguien acuño la frase "la religión es el opio del mundo" y le hicieron caso. Hoy, gracias a esos seguidores, tenemos más desadaptados que mantener.

Son nuestra esperanza. ¡Crean
en Dios y la Patria!
Me parece muy bien que los delincuentes paguen con trabajo sus fechorías. Tampoco creerles a esos que dicen que Cristo los salvó y ahora ya no se drogan. Mentira. No se aprende a querer cuando estamos torcidos. El secreto está en la niñez. Formar buenos ciudadanos y aún así, la delincuencia aflorará pero ya no en tanta cantidad. Hay países que guardan un lugar especial por su comportamiento ante el mundo. Hay que imitarlos. Cada vez se llena de más gente el planeta y de más delincuentes también. Formemos a nuestros niños y que no caigan en manos de facinerosos que les lavan el cerebro.

El secreto está en los hogares y en las autoridades que deben dar el ejemplo. Con los niños. todavía se puede esperar algo. Hay personas, profesionales que son decentes y a los que no se les convoca al gran cambio. Se ganaría mucho con ellos. Ese nuestro Congreso, es una muestra de lo que no debe ser. Cuando haya Padres verdaderos de la Patria, será otro el cantar. Tengo esperanzas de que nos oigan y hagan caso. Nada de mejores cárceles ni centros de rehabilitación. Lo que está podrido, no sirve. Son nuestros niños el futuro y a ellos hay que dedicarse con fervor e incentivándolos al bien. Gracias..