viernes, 25 de marzo de 2011

¡BIENVENIDOS A "DE TODO UN POCO". ES UN PLACER COMENTAR DE VEZ EN CUANDO, ALGÚN TEMA DE INTERÉS COMÚN. ¡ADELANTE!

Mi vieja y querida
Máquina de Escribir
Bienvenidos a "De Todo un Poco" y como su nombre lo indica, algo de lo cotidiano y mucho de lo que nos concierna. No pretendo que me conozcan a fondo. Es necesario que, hoy Sábado 26 de Marzo de 2011 a las 0 horas en que les doy la bienvenida, sepan que estoy inmerso en esta tarea de escribir a modo de terapia. Han antecedido al presente, 10 similares sobre distintos temas y estamos sorprendidos de su éxito. Por ejemplo, el que nació primero "Locutores en el Perú", tiene un buen número de "seguidores" y es el que más visitas recibe de parte de nuestros lectores. ¿No es maravilloso?

Soy una persona que en Setiembre cumplirá 77 años de vida y está superando las expectativas que se nos presentaron cuando fuimos operados del colon un 4 de Marzo de hace tres años. No nos imaginamos que llegaríamos a tener tantos blogs y cada uno con su respectiva característica. Este entretenimiento podría ser la causa de que estemos superando el cancer y, aunque parezca increíble, nos borra de la mente su tormento. Podría serlo, aunque en esta vida no estemos preparados para recibir sorpresas, buenas o malas.

Les doy la bienvenida y aconsejo a quienes como yo les ha visitado el cangrejo, no le teman. Si no hubiera sido por él, no habría conocido el valor real de lo que significa sumergirse en este mundo. Agradecer a mi hija Zoila Gabriela que me obsequió su computadora, conociendo que me gusta escribir y hurgar con ahínco en todas las redes de la información. Cuando laboré en la televisión como locutor, por otro lado me dediqué a la música y redactaba las promociones del Canal 4 a fin de hacer algo más. Y me dio buenos resultados.

Logré por esas cosas de la vida, una retribución económica y frente al teclado tradicional en los ratos que nos dejaba el tiempo, reseñábamos de incógnito un pasatiempo que adquirimos de jóvenes: comentar y crear historias con los compañeros como protagonistas. Nadie nos descubrió y aquella reseña anónima que jamás agredió a nadie, era recopilada y difundida por el encargado de hacer copias de los documentos del Canal 4 de Televisión en el que laborábamos, mi inolvidable amigo "Mochelito". Y yo, no tengo ninguna.

Finalmente tengo fe en Dios. Creo en los milagros y trato de superar los malos pensamientos. Hubiera escrito mucho más pero me retrasé cuidando a mi anciana suegra que ya está en el cielo. Estos últimos años dedicado a mis tiernos nietos, un par de mellizos encantadores que se llaman Alejandra y Joaquín, ya con 2 años de edad, me permiten beber de su inocencia y cariño. El elixir milagroso de sus nuevas vidas, me alienta prodigiosamente a seguir en este mundo. Nada es eterno y dejo un recuerdo que ojalá sirva a muchos. Gracias..