miércoles, 20 de julio de 2011

"LAS RETRETAS" DE LOS AÑOS "A". "LAS VERBENAS Y SERENATAS".

Retreta en Lima moderna.
La "retreta" es un toque militar para marchar en retirada y para avisar a la tropa que se recoja por la noche al cuartel. En el ámbito popular es la fiesta nocturna en la cual recorren las calles tropas con faroles,, carrozas y músicos. Esto es lo que describe el diccionario. En épocas pasadas en nuestra Lima querida, se conocía como "retreta" a las presentaciones de las bandas militares, tanto en el día como en la noche y generalmente los Domingos y feriados. Se situaban en los parques centrales y especialmente en la Plaza de Armas.

Era un motivo de reunión del pueblo para celebrar el Domingo o alguna fiesta en particular. El 28 de Julio con mayor razón. Recordemos que no existían las grandes salas cinematográficas ni los negocios de comida que hoy pululan en nuestro centro capital. La luz nocturnal era ayudada con las lámparas de gas y si había Luna llena, mejor. Las bandas interpretaban los temas que generalmente eran transcripciones musicales de éxitos del extranjero y que gozaban de fama gracias a la incipiente radiodifusión.

Buena música policial.
Familias enteras se reunían en las plazas y parques. En verano, para combatir el excesivo calor del hogar y una manera de sociabilizar con otras gentes. Damas, niños y toda clase de adultos, oían las piezas musicales y hasta se ofrecían al baile. Llegamos a disfrutar de estas "retretas" en el desaparecido Parque Central de Miraflores, hoy lamentablemente desconocido y más un centro comercial. Entre aquellos árboles y flores de ayer, la música se lucía y el público de regocijaba después de ir a la Misa.

Tanto las bandas militares o civiles, conformadas por ex integrantes del ejército, gozaban de la popularidad y el aplauso de quienes oían sus canciones. Todavía no se conocían los buenos receptores de radio y, si los habían, tanto como los gramófonos o "victrolas", eran potestad de los adinerados que podían adquirirlos. La historia dice que cuando aparecieron las primeras emisoras radiales, el número de receptores que existía en el mercado era mínimo. Oír música, era fácil sólo en las retretas o verbenas.

Serenata en el Balcón.
No había electricidad ni amplificador alguno. Por ello las noches limeñas y en especial las medianoches, se veían invadidas por las "serenatas". Una tradición heredada de las costumbres españolas y que tomó su propio nombre en el Perú. Un cumpleaños por lo general, era el motivo de una serenata. También, como en la época del Romanticismo, una declaratoria de amor o pedido de mano. Guitarras y voces, escogían bellas romanzas y ocasionaban el deleite de quienes recibían estas ofrendas musicales.

Nuestra memoria musical ha sido pródiga en recordar estas costumbres de antaño y que las capturáramos en épocas de la niñez. Las fiestas de casa y celebraciones de nuestros padres con gran concurrencia de amigos y  familiares y muchas veces prolongadas a tres días, "serenata, "santo o cumpleaños" y "corcova", bastaban para aprender muchas melodías, hasta que llegara en toda su magnificencia el disco. Por algo, con los años, nos convertimos en músicos y algo de ese ayer pusimos en nuestro repertorio. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario